jueves, noviembre 15Noticias Importantes

Neuronas, hormonas y amor

Nos gusta pensar en el amor como algo etéreo sobre el que influyen fuerzas que escapan a nuestra comprensión. Es lindo (mágico) pensar así, pero no por ello debemos olvidar que el enamoramiento, el deseo, la pasión y el sufrimiento amoroso también son un cóctel de neuronas, hormonas y amor.

Hablar de lo amoroso en términos biológicos puede producir un cierto desencanto: para algunos esta desnudez afea al sentimiento. Sin embargo, también nos permite comprender mejor qué es lo que sucede cuando nos enamoramos. Este es también un camino para vivir esos procesos con mayor conciencia  y, si se quiere, control sobre lo que nos ocurre.

Neuronas, hormonas y amor siempre van juntas. Los afectos nacen, crecen y mueren en las células del cuerpo. Más exactamente en las neuronas. Hormonas y amor son la expresión de lo mismo en dos planos diferentes. Uno el fisiológico y otro el mental. Ambos procesos tienen su residencia en el cerebro. Veamos con mayor detalle esa neuropsicología de lo amoroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *