jueves, noviembre 15Noticias Importantes

Reglas de oro para evitar el mal olor en uniformes

La ropa deportiva está elaborada con distintos materiales como las fibras sintéticas, tales como el polipropileno o fibras naturales como la lana. Estos componentes hacen que las prendas sean transpirables, ligeras y permitan que el sudor se evapore rápidamente de la piel durante el ejercicio. Pero si esta vestimenta no se cuida con los productos específicos y adecuados, se irán deteriorando y maltratando. En el caso de los uniformes de fútbol, los cuidados deben ser más oportunos ya que además del sudor, las manchas suelen ser más fuertes. Para cuidar de este atuendo tan querido por los amantes del balompié, Jabonería Wilson, ha preparado las 5 reglas de oro para su correcto cuidado, lavado y secado:

1. Aireado y lavado de inmediato:

● La primera regla de oro es airear la prenda después de usar, esto es sumamente importante para evitar la humedad en la prenda.
● Una vez que la prenda vuelva a su estado natural, lo siguiente es lavarla lo más pronto posible. Esto para que el sudor o algún tipo de mancha desaparezca con facilidad. Lo ideal es utilizar agua tibia y un detergente líquido para que tenga más fluidez. No es recomendable utilizar un detergente en polvo porque este es más fuerte, y se lo utiliza en prendas no tan delicadas como la deportiva.
● En el caso de que la prenda haya tomado un olor a humedad, originado por no haberla lavado a tiempo; existe un truco casero muy efectivo. Se debe sumergirla en agua con dos copitas de vinagre y proceder a lavar.

2. Pre-tratar la prenda:

● El sudor, las manchas de césped y tierra son muy difíciles de sacar; por lo cual es muy importante pre-tratar los uniformes de fútbol para que sobrevivan a éstas. Bryan Amores, jefe de marca Cierto, recomienda utilizar un detergente cremoso o directamente un quitamanchas que no dañe a la prenda. “Nuestros detergentes contienen peróxidos, que son especiales para el pre-tratamiento de manchas orgánicas en ropa blanca y de color antes o durante el lavado”.
● Este pre-tratamiento de la prenda debe realizarse de preferencia con agua tibia para que su efecto sea mayor.
● Este tipo de prendas se utiliza varias veces al día, por eso es importante pensar que: ‘a mayor uso hay que pretratar más’. Esto quiere decir que, para evitar las manchas amarillentas en cuellos, axilas y talones, se debe utilizar los productos correctos que no eliminen el color y la maltraten.

3. Lavado a mano o máquina:

● La ropa deportiva es distinta al resto de las prendas de vestir. Por esta razón, merecen un cuidado especial y es preferible lavarlas a mano, tanto para ahorrar energía, como para extender su tiempo de vida. Sin embargo, cuando no existe el tiempo suficiente, el lavado a máquina también es una opción a tomar en cuenta.
● En el caso de optar por el lavado a máquina, es importante tomar en cuenta algunas precauciones como: seleccionar el ciclo delicado y de duración corta. Además, el agua tiene que estar a temperatura baja o tibia. El centrifugado debe estar a altas revoluciones para que el secado sea lo más rápido posible.

4. Separar:

● La regla de oro del lavado de ropa es separar los blancos y la ropa de color. En el caso de las prendas deportivas, lo más recomendable es cumplir este tip y adicional, lavarla junto a prendas delicadas como blusas, camisas, pero nunca con jeans.

5. Secado:

● Las prendas delicadas como la deportiva deben secarse en sombra y al revés, con esto se evitará el desprendimiento del color y se mantendrá como nueva.

¿Cómo lavar las zapatillas o pupos?

● Los zapatos deportivos, pupos o pupillos también requieren un cuidado especial. El lavado de este accesorio es por separado. Se debe retirar los cordones y ponerlos en una bolsa para prendas delicadas y sumergirlos en la lavadora. El resto del zapato debe lavarse a mano.
● Considerando que los zapatos regresan con tierra, polvo y césped después de un partido de fútbol; antes de lavarlos es recomendable retirar todas estas impurezas con un cepillo suave.
● Para eliminar las manchas de la parte exterior es ideal mezclar agua con un poco de detergente líquido. Por último, se debe limpiar con una esponja húmeda y dejar secar bajo sombra. No es prudente usar secadoras debido que el calor directo puede dañar el material de los zapatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *