jueves, noviembre 15Noticias Importantes

Detecta el ojo vago en la niñez

El ojo vago o ambliopía es una de las patologías visuales más comunes en el mundo y consiste principalmente en la mala visión en un ojo (al no desarrollar su visión normal durante la primera infancia). De acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología, dos o tres de cada 100 personas la padecen. El diagnóstico tardío es una de las principales razones, ya que no presenta síntomas perceptibles a primera vista. Según Ana María Brutto, especialista de la Clínica Oftalmológica Andes Visión, generalmente los niños no tienen conciencia si un ojo le funciona mejor que el otro. Por ello, “es de vital importancia realizar un primer chequeo a los 6 meses de edad y mantener visitas periódicas al oftalmólogo, al menos una vez al año”, recomienda la doctora.

¿Qué pasa si no se detecta a tiempo la ambliopía? Los pacientes tienen más del doble de probabilidad de perder visión en su ojo sano debido al esfuerzo que realiza. Además, tiene mayores riesgos de tener problemas visuales en caso de que su ojo sano sufra alguna lesión.
Para conocer sobre las alertas que indican que algo sucede con los ojos en los niños, la especialista de Clínica Oftalmológica Andes Visión preparó información clave para corregir esta enfermedad durante la infancia o la niñez temprana, es decir antes de los 8 años.

Sobre los síntomas del ‘ojo vago’:

●Mala visión en un ojo o visión deficiente en general: Este síntoma es el más frecuente, ya que, si el niño está viendo mal, lo manifestará de alguna forma. Es importante que los padres estén atentos a estas manifestaciones y que consulten a los maestros de escuelas y colegio el comportamiento visual de sus hijos. Una señal puede ser que se acerca mucho al televisor o al libro cuando lee.

●La acción de entrecerrar los ojos: El parpadeo excesivo o cerrar un ojo para ver es signo de alarma de que algo pasa en la visión del niño.

●Una percepción de profundidad baja: Dificultad a la hora de ubicar o diferenciar los objetos en el espacio.

●Un ojo desviado hacia afuera o hacia adentro: Con este síntoma la consulta al oftalmólogo debe ser inmediata.

●Dolores de cabeza: Sobre todo si el dolor empieza cuando el niño lee.

Sobre el tratamiento:

●El tratamiento dependerá de la causa. En su mayoría se mejorará con el uso de lunas con medida.
●También se puede optar, de ser necesario, por parchar el ojo con mejor visión para estimular y lograr que trabaje más el otro ojo.

●En aquellos casos donde haya nubosidad de medios transparentes o estrabismo, puede ser necesaria la cirugía.
●El éxito del tratamiento se podrá observar si:

La gravedad de la ambliopía es baja.
La edad de inicio del tratamiento es temprana.
Si se inicia el tratamiento después de los 8 años es más probable que no mejore totalmente la visión.

●“Para que todo tratamiento o cura se pueda dar es muy importante acudir a la valoración oftalmológica oportuna y mantener controles médicos. Así como disciplina y constancia con el cumplimiento de las indicaciones del médico especialista encargado del caso”, puntualizó Brutto, oftalmóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *