jueves, noviembre 15Noticias Importantes

Evo bate récord y porfía por un cuarto mandato, pese al rechazo

Es el primer presidente indígena de Bolivia, quien más tiempo ha permanecido en el poder Ejecutivo y planea extender aún más su mandato.

Juan Evo Morales Ayma logró la presidencia del país más pobre de Sudamérica en su segundo intento, 2005, y hace unas semanas alcanzó el récord de días como presidente, superando a un líder histórico que tuvo cuatro mandatos en tres décadas diferentes: Víctor Paz Estenssoro.

Pero quien llegó al Palacio Quemado en enero de 2006 ha vivido muchos cambios hasta la fecha. Algunos de sus exaliados de entonces se han convertido en opositores por varias acciones, incluyendo su intento de saltarse la Constitución que él impulsó –que le impide postularse por tercera vez, exceptuando su primera presidencia con la Constitución anterior– y presentarse para las elecciones de 2019, aun después de que en un referéndum de 2016 la población rechazó que se le permita lanzarse de nuevo.

Morales, de 58 años, se hizo conocido en los años 90 en Bolivia por encabezar la resistencia de cocaleros a la erradicación de la planta de coca. Luego se convirtió en diputado y perdió su primera elección presidencial en 2002.

En una entrevista con BBC dijo que en todos los puestos que ocupó “el pueblo” lo presionó hasta obligarlo a postularse y ganar. Pero sus críticos mantienen que su figura ‘mesiánica’ ha dañado la institucionalidad de Bolivia.

Sin embargo, una parte de los movimientos indígenas se ha separado de él por el desarrollo de tierras indígenas y su deseo de continuar en la presidencia. De acuerdo con analistas, lo que más molesta a este y otros sectores oponentes son los usos de sus partidarios en el Congreso y en la Justicia para consolidar su poder. Un ejemplo de ello es que el Tribunal Constitucional indicó que la limitación de mandatos es una violación a sus “derechos humanos”.

Su nombre, que adorna escuelas, estadios y centros culturales, es muy mencionado en las protestas callejeras y en los grafitis. En todo el país compiten el “¡Bolivia dijo no!” de sus adversarios con “¡Evo sí!” que escriben sus partidarios. Pero la oposición se mantiene fragmentada y ningún otro líder se compara en estatura política.

Con un costo para los contribuyentes de 7 millones de dólares, Morales inauguró un museo de tres bloques de estilo moderno en Orinoca, la remota localidad del altiplano donde creció criando llamas. El denominado Museo de la Revolución Democrática y Cultural cuenta la historia reciente de Bolivia a través de los logros del propio Morales. Asimismo, inauguró este mes otro palacio presidencial, de 28 pisos, en La Paz. Él llama al edificio, cuya construcción costó 34 millones de dólares, “la casa grande del pueblo”.

Los proyectos, según los críticos, son la prueba de que Morales se distanció de sus votantes. “Siempre decía voy a consultar al pueblo. Pero, lamentablemente, hoy no es así”, dijo Cristóbal Salles, el exlíder del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu.

Una encuesta del diario Página Siete decía que una encuesta daba a Morales el 27% entre posibles votantes, mientras que otra de la firma Ipsos le daba 29%. Además de que su aprobación ha caído al 43%.

Uno de sus últimos escándalos, hace unas semanas, fue el robo de su banda y medalla presidencial. El militar encargado de custodiarla –la debía llevar a Cochabamba– la había dejado en su carro mientras él entró a un prostíbulo en El Alto porque le habían retrasado su vuelo. (I)

4.599
Días en el poder

Es el tiempo que lleva (hasta hoy) Evo morales en la presidencia de Bolivia. Un récord en su país.

51,3%
Contra reelección

Ese fue el porcentaje de la población que rechazó en un plebiscito que se le permita reelegirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *