martes, enero 22Noticias Importantes

Cultivar la amistad con uno mismo

La amistad con uno mismo es una de las sensaciones más completas del universo, porque simplemente la persona que más te quiere y te protege es tu propia alma. En todas las circunstancias de la vida, sin importar qué es lo que realmente pase, nadie más que tú mismo estará para sobrepasar las problemáticas que se presenten.

Pues piénsalo por un instante: no hay nada más a gusto en este mundo que estar con tu amigo. Y si a esta ecuación le sumas la idea de estar con tu mejor amigo, la sensación de plenitud aumenta considerablemente. Ahora bien, si al mejor amigo de tu vida lo encuentras en tu propio Yo, en vez de buscarlo afuera, será maravilloso.

Sin embargo, nada más prometedor que la fuente de satisfacción provenga de tu propio interior porque, además la posibilidad de disponer de ella cuando lo desees, es inagotable. Hasta el final de tus días, habrá una sensación de paz y satisfacción que ni todo el oro del mundo podría comprar.

Cuando tu mejor amigo simplemente eres tú mismo

Cuando Hal Hershfield, Psicólogo y profesor de la Universidad de UCLA, preguntó en una conferencia ¿Quién dirías que es tu peor enemigo?, la mayoría coincidió en que uno mismo puede serlo.

KidsHealth.org, organización sin fines de lucro, en su artículo Comprender tus emociones asegura que ante las emociones negativaslo más efectivo es identificarlas y describirlas con palabras para reducir significativamente su impacto dañino en el individuo. A esto se le conoce como conciencia emocional y es una habilidad que nos permite socializar de manera menos hostil.

Nada es más gratificante: al saber que simplemente por más que cometas todos los errores del mundo, podrás establecer una relación sincera contigo mismo. Por que en verdad, la tarea de generar un diálogo honesto con uno mismo es complicada si no existe costumbre; mirarse a los ojos y no mentirse, tener el coraje de decir lo que realmente se siente.

Si llegas a hablarte francamente, con serenidad y entendimiento, simplemente tus pensamientos, sentimientos y acciones podrían equilibrarse. Y nada más conveniente para alcanzar la paz y la felicidad que ser coherente con lo que se piensa, lo que se hace y lo que se siente.

Corazón mirándose a un espejo

Cultivar la amistad con uno mismo, no es sencillo ni se establece de la noche a la mañana. Como todo lo bueno en la vida requiere de trabajo, esfuerzo y capacidad de planificación a largo plazo.

No obstante, es válido aclarar que hay quienes simplemente pueden lograrlo sin mayor esfuerzo, porque han entendido que estar en paz con uno mismo es la única manera de atravesar todas las barreras del odio, el rencor y la insatisfacción, para vivir simplemente la plenitud que otorga el equilibrio.

La amistad con uno mismo permite querer a los demás

Por último, destacar que cultivar la amistad con uno mismo no significa vivir en modo ermitaño, sino poder amar a los demás tanto como a uno mismo. Cuando el ser está en completo balance interior, amar a su prójimo no resulta ser una tarea ni compleja ni difícil de llevar a cabo, sino todo lo contrario.

En este sentido, aprender a aceptarse y quererse es una condición sine qua non para que todo realmente fluya de la forma adecuada. Cuando te quieres y quieres a quienes tienes a tu alrededor, todo lo demás es más fácil de solucionar o simplemente transitar si no podemos darle al problema, en este momento, la mejor de las soluciones.

Mujer abrazándose a sí misma

Es fundamental respetar las sensaciones y los pensamientos que se producen ante diversas situaciones. Cultivar la amistad con uno mismo, simplemente contribuye a mejorar la relación consigo, asegurando un bienestar más allá de cualquier problemática que pueda acontecer. Porque en definitiva, ¿qué es la vida sin experimentar el amor y la paz de la propia alma?

 ¿Estás preparado para ser tu mejor amigo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *