viernes, mayo 24Noticias Importantes

Desde 2016 hasta la fecha las prisiones presentan un 129% más de detenidos

“El sistema penitenciario está en crisis”. Así comenzó su exposición el director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad y a Adolescentes Infractores, Ernesto Pazmiño, ante la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional.

El funcionario fue convocado por los asambleístas para que presentara cifras actualizadas de cómo se encuentra el sistema penitenciario en el país. Con una presentación gráfica, Pazmiño fue contundente: “Tenemos a casi 41.000 privados de libertad en el país. Desde 2006 hasta el año pasado, vimos un incremento del 129% de presos”.

Entre las cifras presentadas, se destacó que el 92,86% de los detenidos a escala nacional corresponde a hombres, mientras que 7,14% es de mujeres.
“De seguir este aumento, voy a tener que cerrar las prisiones un día de estos y decir que ya no hay más espacio”, enfatizó al indicar que desde el Ejecutivo ha contado con el apoyo para cambiar todo el sistema.
Reformas 
Pazmiño ha sido uno de los que ha propuesto reformas al Código Orgánico Integral Penal (COIP) en el seno de la Comisión de Justicia. No sólo para despenalizar el aborto sino para mejorar los procesos penales.

“Ecuador tiene un exceso de encarcelación por cualquier delito. Aquí desde un robo en una tienda de ropa hasta un homicidio pasa por la prisión preventiva. Debemos mejorar el sistema judicial para que los casos que lo ameriten reciban medidas sustitutivas que no lleven a la prisión”, dijo.

El país presenta actualmente un 40% de hacinamiento en las cárceles. Y de los casi 41.000 detenidos, al menos 20.000 no poseen sentencia.

“Una de mis propuestas es cambiar el artículo 665, numeral 1. Donde se habla de un proceso de mediación para resolver delitos. Sin embargo, hace falta que las víctimas, acusados y jueces estén de acuerdo en esto, pero muchas veces las víctimas no van a las audiencias. Si cambiaramos que el acusado, juez y Fiscalía pudieran llegar a una mediación, al menos un 30% de los delitos menores no terminarían en la prisión”, dijo.

Por otro lado, abogó para que la utilización de los grilletes electrónicos sea para delitos menores, en especial los intrafamiliares. Apuntó que no se debe colocarlos “en casos donde hay mucho riesgo de fuga, como pasó con Fernando Alvarado”.
En la mira de la OEA
La Organización de Estados Americanos (OEA) ha llamado la atención a Ecuador por el uso excesivo de la prisión preventiva. El año pasado dedicó un informe de más de cien páginas detallando esta situación. El próximo año está previsto que una delegación haga una inspección del sistema.

“Imagínense, van a encontrar el problema duplicado”; acotó Pazmiño.

Ante esto, la asambleísta Lourdes Cuesta le preguntó qué ha pasado con aquellos procesados que reciben beneficios en las cárceles, a pesar de que están en pabellones de máxima seguridad. Puso como ejemplo el caso de un violador de menores que mantiene teléfonos celulares en una prisión de Cuenca.

“Voy a revisar esto. Pero debe usted saber que ellos pagan para pasar estos teléfonos. Entre 1.000, 2.000 y 3.000 dólares”, respondió Pazmiño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *