viernes, mayo 24Noticias Importantes

Hipertensión arterial: ¿por qué es un factor de riesgo para la salud del corazón?

La hipertensión arterial está estrechamente vinculada con la salud del corazón. La buena noticia es que un correcto tratamiento reduce el riesgo de enfermedades a este órgano vital, como ataques al corazón, insuficiencia cardíaca y accidente cardiovascular. Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión (17 de mayo), la Dirección Médica de Laboratorios Bagó del Ecuador junto a la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología promueven una campaña informativa para compartir consejos clave de salud para la ciudadanía.

¿Cuál es la relación entre el corazón y la presión arterial? Los especialistas explican que, en lo referido a la salud del corazón, se debe atender que el corazón ejerce impulso a la sangre y esta presión sobre las arterias, para así conducir la sangre hacia el resto de los órganos. Entonces, la presión arterial es la fuerza que ejerce el corazón sobre las arterias en el momento que la sangre circula por el sistema. En este sentido, cuando existe presión alta, el corazón se ve afectado por cuanto debe hacer más fuerza para impulsar la sangre. Esto hace que el corazón aumente su tamaño y modifique su estructura anatómica, además de su función. La aterosclerosis hace que las arterias sean más duras y por eso es el corazón debe incrementar su trabajo, aumenta la masa muscular y se hace hipertrófico (masa muscular muy desarrollada) lo cual no es conveniente porque este debe mantener su forma y su tamaño.

Sobre la presión arterial alta y su efecto en el corazón:

  • El especialista Freddy Oña Ruales, médico de la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología, explica que “se habla de presión arterial alta, cuando en condiciones de reposo, las mediciones de presión están por encima del rango normal, 140/90 mmHg, registrada en tres ocasiones diferentes” menciona.

 Por su parte, el Doctor Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó, acota que esta enfermedad puede pasar inadvertida por varios años, tanto en la etapa adulta, edad en la que es más frecuente, como desde la niñez. “En muchos casos, los pacientes la detectan cuando sufren daños importantes en su salud, como enfermedades en el corazón e incluso un ataque cardíaco. Cabe señalar que la cardiopatía hipertensiva una de las principales causas de muerte; puede ocasionar de igual manera accidentes cerebrovasculares.”

Sobre su incidencia en el país y los factores de riesgo:

 El médico Hugo Aucancela Vallejo, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cardiología subraya que “La hipertensión arterial afecta a un tercio de la población. Lo preocupante de esta patología es que está asociada otras enfermedades (hipertensión arterial secundaria) como tipo renales, cardiovasculares. Y que en muchos casos las personas no saben que la padecen y por ende tampoco reciben tratamiento. Lo que reduce significativamente su riesgo de defunción y discapacidad. De ahí que diagnosticar, tratar y controlar la hipertensión es una prioridad de salud en todo el mundo”

 En el país, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, ENSANUT 2012, reflejó que del 35% a 40% de la población adulta (mayores de 19 años) sufren de hipertensión arterial. De esta cantidad, la mitad no sabe que la padecen, y de las que saben, menos del 10% reciben un tratamiento adecuado. En este contexto, la enfermedad isquémica cardiaca se ubica como la primera causa de mortalidad, seguidas de diabetes mellitus, enfermedades cerebrovasculares e hipertensión.

  • Respecto a los factores de riesgos, los principales son:
  • Edad: La presión arterial tiende a aumentar con la edad. Mientras que la esperanza de vida de un paciente hipertenso se reduce. Por ejemplo, por cada 15 mmHg que se incremente la presión arterial sistólica o por cada 10 mmHg que se incremente la presión arterial diastólica se duplica el riesgo de infarto del miocardio y luego este riesgo va aumentando más y más (va en progresión geométrica)
  • Peso: Las personas que tienen sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta. Esto por cuanto el exceso de grasa corporal coadyuva a la elevación de la presión arterial.
  • Sexo: A pesar de que afecta a ambos sexos, las mujeres son más propensas después de los 55 años.
  • Estilo de vida poco saludable: Ciertos hábitos del estilo de vida pueden aumentar el riesgo de hipertensión, como inactividad física, estrés, comer demasiada sal, la falta de ejercicio, beber demasiado alcohol y fumar.
  • Uso o abuso de ciertos medicamentos: Tales como antiinflamatorios, antigripales, corticoides, o uso de estimulantes, así como substancias recreacionales.
  • Historia familiar: La carga genética es un factor muy importante para aumentar el riesgo de hipertensión arterial o prehipertensión. Por ello el paciente debe considerar sus antecedentes familiares de hipertensión.
  • Raza/Etnicidad: La presión arterial alta es más común en adultos afroamericanos.

 Sobre las medidas preventivas:

  • Conocer sus cifras de salud: Medir la presión arterial con frecuencia y comprobar que cumplan los rangos normales. “Es importante cambiar la cultura de la población de no esperar a estar enfermo para acudir al médico”, señaló el especialista Freddy Oña.
  • Cumplir una dieta saludable: Una alimentación llena de grasas, condimentos, sal y azúcar, aumentan la grasa corporal. Lo que compromete la salud del paciente. Para evitar este escenario, el paciente puede optar por alimentos bajos en grasa, consumir más frutas, verduras y granos enteros.
  • Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio es un aliado clave para reducir el riesgo de diferentes patologías físicas e incluso mentales. El paciente puede distribuir al menos dos horas y media de ejercicio aeróbico de intensidad moderada por semana, o ejercicio aeróbico (caminar a paso rápido) de alta intensidad durante una hora y 15 minutos por semana.
  • Tener un peso saludable: Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de hipertensión arterial. Mantener un peso saludable puede ayudarle a controlar la presión arterial alta y reducir su riesgo de otros problemas de salud.
  • Limitar el consumo de alcohol: El alcohol contiene altas cantidades de calorías que pueden causar aumento de peso. Lo que bien puede conllevar a subir los rangos normales de la presión arterial.
  • No fumar: La composición química del cigarrillo afecta al organismo, entre estos daños se encuentra la elevada presión arterial que suma el mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
  • Controlar el estrés: Aprender a relajarse y manejar el estrés puede mejorar su salud emocional y física y disminuir la presión arterial alta. Las técnicas de manejo del estrés incluyen hacer ejercicio, escuchar música, concentrarse en algo tranquilo o sereno y meditar.
  • Buscar consejo profesional: Es importante que las personas acudan a su médico de cabecera al menos una vez al año, para conocer sus valores de salud reales. Sin fiarse de criterios sin fundamentos médicos, o incurrir a la automedicación para apalear síntomas asociados a la enfermedad, puesto que esto calma momentáneamente mientras la hipertensión se agudiza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *