martes, marzo 26Noticias Importantes

Jair Bolsonaro quiere valores conservadores en Brasil

Con una larga ceremonia de toma de mando, Jair Bolsonaro (extrema derecha) se convirtió ayer en el 38º presidente de Brasil, la mayor potencia económica latinoamericana.

“Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misión de restaurar y volver a erguir a nuestra patria, liberándola definitivamente del yugo de la corrupción, la criminalidad, la irresponsabilidad económica y la sumisión ideológica”, dijo Bolsonaro.

“Vamos a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores”, proclamó el excapitán del Ejército de 63 años, quien ha sido criticado durante toda su carrera por sus frases racistas, misóginas y homófobas.

Se abstuvo de dar detalles sobre los planes de ajustes y privatizaciones impulsados por su ministro de Economía, Paulo Guedes, aunque se comprometió a obrar en nombre “del interés nacional, del libre mercado y de la eficiencia”.

Lo que sí hizo fue reafirmar su promesa de liberalizar la posesión de armas, al afirmar que “el ciudadano de bien merece disponer de los medios para defenderse” de la delincuencia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, lo felicitó en un tuit por su “gran discurso” y afirmó: “¡Estados Unidos está contigo!”.

Bolsonaro, a quien suele llamárselo “el Trump tropical”, no tardó en agradecerle por la misma vía: “¡Juntos, bajo la protección de Dios, aportaremos prosperidad y progreso a nuestros pueblos!”.

A la posesión asistieron varios mandatarios y dirigentes de algunos países. En representación de Trump llegó el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. También estuvieron los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de Uruguay, Tabaré Vázquez; de Bolivia, Evo Morales; de Honduras, Juan Hernández; de Paraguay, Mario Abdo. Los primer ministros de Israel, Benjamín Netanyahu; de Hungría, Viktor Orbán, entre otros.

En el Palacio de Planalto, el mandatario saliente, Michel Temer, le entregó la banda presidencial a Bolsonaro.

La seguridad del cambio de mando de ayer generó un despliegue sin precedentes después de que Bolsonaro fuera blanco de un apuñalamiento durante un evento de campaña en septiembre que lo mantuvo hospitalizado por varios días.

Brian Winter, vicepresidente para asuntos políticos en el Americas Society and Council of the Americas, explicó que considera que Bolsonaro puede ser un factor bueno para la economía y probablemente negativo para el medioambiente y derechos humanos. “La pregunta central es si esas cosas pueden separarse. La mayoría de Wall Street dice que sí. Yo tengo mis dudas”, añadió.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *